NOTICIAS

Joan Cros: Su Odisea

Sigue a MX Vice España en Instagram

Como todos sabéis, nuestro representante en el campeonato Monster Energy Supercross 2020 no ha podido volar a Utah para competir en las siete carreras que se han celebrado para terminar el campeonato 2020. Joan Cros estaba realizando una muy buena campaña, llegando al Night Program en varias ocasiones y rodando en tiempos muy buenos. El Main Event estaba al llegar, pero el parón en todas las competiciones le devolvió a España antes de tiempo. Una vez Feld Entertainment, la AMA y la FIM oficializaron las nuevas fechas, se designaron tan solo cuarenta pilotos para correr en estas siete pruebas. Los mejores cuarenta pilotos de Supercross del mundo. Eso significa que todos tenían asegurada su entrada en el Night Program. El Main Event parecía más cercano, pero en el último momento todo se torció. Hemos querido que sea el propio Joan Cros el que os cuente de primera mano lo que realmente ha sucedido.

Lo cierto es que estaba muy, muy contento y sorprendido con las primeras carreras esta temporada. El año pasado, a finales de año me hice daño en Finlandia y estuve dos semanas sin poder rodar, de hecho fueron las dos semanas anteriores a la carrera del SX de Barcelona. El propio SX de Barcelona fue un desastre para mí, el de Ginebra no me fue mucho mejor y decidí dar por concluido el SX Tour antes de hora. Traté de descansar y tratar mi pie antes de las primeras carreras del campeonato de Supercross. Estuve bastantes días sin poder rodar y para mi sorpresa las dos primeras carreras me fueron muy bien, sobre todo teniendo en cuenta que llevaba tan solo tres días sobre la Kawasaki, clasificando en dos de las tres primeras carreras para el Night Show. En St. Louis las cosas no me fueron tan bien, pero estaba a medio segundo de Chad Reed. Como comprenderéis, estaba alucinando, ¡a medio segundo de Chad Reed! A veces te esfuerzas y las cosas no salen, otras, llegas fresco, sin presión y las cosas salen solas. Tuve algún contratiempo, alguna caída, un cólico que me obligó a ir al hospital en Anaheim 2, pero esos fueron los puntos más negativos, el resto, todo fue bastante bien. Nuestro objetivo era estar al 100% en la décima carrera, es una temporada larga y no quieres alcanzar el pico de forma demasiado pronto. Ya nos había pasado el año pasado y terminé la temporada muy justo de fuerzas. La verdad es que el parón nos fue fatal, ya que se puede decir que era el momento donde físicamente estaba ya alcanzando ese 100%. Las cosas prometían… hasta ese preciso momento.

Entonces llegó el anuncio. Recuerdo una sensación muy extraña, jamás se había anulado una carrera de Supercross desde… creo recordar que 1974, y, estando en pista, caminando la pista en el Press Day, saltó la noticia. ¡Se detenía el campeonato! Lo cierto es que algo nos temíamos, ya que nos habían dicho que Seattle se había cancelado oficialmente y que la ronda de Indianapolis se iba a hacer sin público, pero lo cierto es que no nos esperábamos algo tan expeditivo. Nos quedamos todos mudos. No nos lo podíamos creer. Había mucha incertidumbre ya que las noticias eran muy contradictorias. Por una parte se hablaba que en tres semanas se volvía a competir, pero por otra parte te llegaban noticias de que la cosa iba para largo. Estuve diez días en USA sin hacer nada, simplemente esperando noticias, pero al final hablando con el equipo, entendimos que lo más acertado era volver a España. La cosa pintaba mal y si no me iba rápido, me tendría que confinar en USA. Lo tuve que hacer todo muy rápido, dada la urgencia del momento. De hecho, estando en St Louis me tuve que coger un tren a Chicago, con todas las maletas y lo puesto, viajar toda la noche [NdR: Hay 6 horas en tren de St. Louis a Chicago] llegar al aeropuerto y tratar de encontrar un vuelo para España. Fue un poco una odisea, pero ya estaba de camino a casa.

Una vez de vuelta podemos decir que ha sido, entre comillas, algo bueno para desconectar. Lo cierto es que como he puesto en marcha un par de negocios me ha ido muy bien para poder apuntalarlos. También he aprovechado para pasar tiempo con la familia, pero como sabéis hemos estado muy limitados durante el confinamiento. Mucho bricolaje, mucho gimnasio en casa, mucho spinning, tratar de buscar nuevas rutinas de entreno para que no se te haga excesivamente monótono. No hay mucho que explicar, tratar de hacer cosas que normalmente no puedo hacer, estar con la familia, tratar con los medios… un poco de todo. Puedo decir que han sido unos días bastante productivos en muchos aspectos.

Diez días antes de que saltase la noticia oficial comenzaron a filtrarse rumores, desde la FIM nos habían confirmado que, efectivamente, se iba a reanudar el campeonato, si bien todavía quedaba por saber el qué, cómo y dónde. Si os digo la verdad, para mí la noticia fue algo complicada de asumir, ya que yo casi había dado la temporada de SX USA por acabada. Sabía que seria muy difícil poder viajar a USA de nuevo y, otra cosa importante, aquí en Europa el confinamiento había sido realmente duro, mientras que en USA los pilotos americanos habían podido seguir entrenando con bastante facilidad diariamente. Tocó preparar toda la burocracia para volver a USA. Os he dicho que pensaba que sería complicado, pero no imposible, así que comencé a hablar con la FIM para recopilar todos los documentos que nos iban a pedir. Estuve reuniendo toda la documentación necesaria, pero al no haber un calendario determinado todavía, los papeles necesarios no se podían conseguir en su totalidad. Tocaba esperar a la noticia oficial. Esta llegó unas dos semanas antes del retorno a la competición y eso no facilitó en absoluto las cosas. Finalmente conseguimos reunir todo lo que nos pedían en tiempo récord, teníamos luz verde de la embajada para poder volar, lo teníamos todo en regla. Bueno, lo de la luz verde es algo relativo. Por teléfono recibí todo tipo de respuestas positivas, que tenía los papeles en regla, que no había problema… También los recibí de la aerolínea, que me decía que con tal de llevar una mascarilla ya podía volar. Eso, como vais a ver a continuación, no fue realmente así. Subí al avión de Barcelona a Madrid y no tuve problema alguno, todo parecía estar saliendo bien, a pesar del poco tiempo que había habido para prepararlo todo, el problema vino cuando fui a subir al avión que debía llevarme a USA. No nos dejaron subir. Aquí debo agradecer a la RFME, a Jose Manuel Casado, que se ha pasado días a las 12h de la noche enviándome whatsapps y tratando de preocuparse y sumar su granito de arena para que pudiera volar a USA, al CSD, a las televisiones y a todos los medios deportivos, así como a los medios que se dedican a este deporte, comenzando por este medio, MXVice, el trabajo de presión que se ha llevado a cabo para que pudiera volar a USA, pero al final no se pudo hacer. Ya no recuerdo los días que pasé en el aeropuerto de Madrid, cada día volvía con más documentación, toda la que me habían pedido el día anterior, pero no parecía importarles demasiado porque seguían sin dejarme subir al avión, de hecho ni se la miraban correctamente. Estaba claro que no tenían mucho interés en dejarme volar. No me quiero olvidar de Jose María Calleja que me acogió en su casa y estuvo ayudándome durante todos estos interminables días en Madrid. El viernes anterior a la carrera, es decir, tres días antes de que tuviera que salir a pista sobre la moto, todavía estaba tratando de subirme al avión. Conseguimos que el Gobernador de Utah nos escuchara y nos echara una mano, el ¡Gobernador de Utah! Sí, Gary Herbert intercedió por nosotros y nos preguntó en qué podía ayudarnos. Finalmente escribió una carta a la embajada norteamericana donde indicaba que estaba autorizado a volar a Utah para poder competir en el campeonato americano de supercross, el problema es que a la embajada americana poco les importó lo que dijera el Gobernador. Era una situación inaudita, ¿qué necesitaba, que el propio Donald Trump llamase a la embajada? Alucinante. Aún perdiéndome carreras, si me hubiese perdido dos o tres o cinco carreras de la serie de las siete que quedaban, habría ido. Habría ido a mostrar mi apoyo al equipo, a la AMA y al campeonato, pero como bien sabéis, no ha sido posible. Se hizo todo lo posible e imaginable, tiramos de todos los hilos, removimos Roma con Santiago, pero no pudo ser. Días largos e intensos en Madrid, tratando de recopilar todos y cada uno de los papeles que me pedían, pero no fu posible, así que me quedé en tierra, con el sueño truncado, viendo como mi plaza se la pasaban a un reserva y las carreras por la tele.

Bien, una vez todo esto ha pasado, y como sabéis, el campeonato ha terminado con la coronación de Eli Tomac como merecido campeón de 450SX, mi intención, en caso de haber podido correr estas carreras, era la de descansar un poco, reagruparme, competir en el campeonato de España, sobre todo cara a los sponsors españoles, y poco más. Hace muchos años que no paro salvo lesión, y lo cierto es que ya tengo una edad, tengo que comenzar a escuchar bien a mi cuerpo para recuperarlo, poner la vista en el SX Tour y en el campeonato americano de Supercross, siempre y cuando este año que viene logre plaza. Pero la cosa ha venido torcida, así que de momento sólo me planteo rodar, disfrutar, descansar y tratar de estar preparado para cuando comience el baile de nuevo. No parece que vaya a haber nada en un horizonte cercano. Cara a 2021 es volver a USA, mejorar los resultados obtenidos este año. Como sabéis, este año este era el objetivo, y lo estábamos cumpliendo con creces. La situación de pandemia mundial nos ha truncado un poco los planes pero… ¿por qué no volverlo a intentar?

Texto: Daniel Makx | Imagen Principal: LS2 Helmets

Share